Tres lecciones de marketing para ser un mejor bartender

Tres lecciones de marketing para ser un mejor bartender

Gediscovery comparte conocimientos que te servirán en tu carrera como bartender y que te ayudarán a mejorar tu relación con los clientes y a aumentar las ventas.

Cuando el trabajo por fin llega a su fin, una de las formas de relajación que se ha vuelto costumbre entre los trabajadores de hoy en día, en especial durante los fines de semana, es visitar un bar o un restaurante para tomarse unos tragos. Así, los empleados disfrutan de un relajante pisco sour con sus colegas durante el happy hour de su restobar favorito. Sin embargo, el humor tengan ellos como clientes no solo dependerá de si el trago está bueno o no, sino también de cómo el barman a cargo los trate.

No todos los bartender son iguales. Además, no es la forma en la que visten ni sus impresionantes tatuajes lo que los hace especiales. Desde el bar del barrio hasta el local más a la moda del país, un buen barman entiende algo que los demás no: mezclar bien el trago podrá ser importante, pero la relación con el cliente es el alma del negocio.

Para aprender más acerca de cómo construir estas relaciones, Gediscovery enumera tres consejos que hará que las ventas vuelen y que se forje una buena relación entre el barman y el cliente.

Un buen bartender saluda al cliente de inmediato, incluso si está ocupado

Tres lecciones de marketing para ser un mejor bartender

Un gran barman siempre recibirá a sus clientes con un gran saludo. Imaginemos que un cliente va a un bar lleno de gente para pedir su trago favorito. Lo más probable es que el bartender esté ocupado sirviendo a los que llegaron primero y, para empeorar las cosas, este ni siquiera le hace caso, lo cual pone al cliente ansioso e incluso un poco frustrado.

Una de las cosas que la gente quiere es que sean reconocidas y es por eso que un buen barman sabe que los clientes se sentirán tranquilos si este los saluda apenas lleguen a la barra. Sin embargo, si la persona llega y tú, como barman, estás muy ocupado atendiendo a los demás, tan solo deberás sonreírle o decirle que lo atenderás en seguida. Algo tan simple como ello puede cambiar toda la relación.

Al saludar a sus clientes, el bartender calmará las preocupaciones que estos puedan tener y así sabrán que alguien los atenderá. Además, ellos preferirían esperar cinco minutos para que les sirven sus pedidos después de que reciban el saludo que ser ignorados por completo.

Un buen barman anticipa las necesidades de sus clientes

Tres lecciones de marketing para ser un mejor bartenderMientras que los malos bartender suponen, los grandes bármanes anticipan. Esto es muy simple y solo requiere llenar el vaso del cliente antes de que se quede vacío o preguntarles si desean alguna otra bebida.

La voz interna de los clientes puede ser problemática, ya que cuando sus vasos están vacíos, estos empiezan a pensar en dónde deberían estar en esos momentos o qué es lo que deberán hacer al día siguiente. Sin embargo, si los bartender evitan que el vaso se quede sin una sola gota, estos pueden prevenir toda esa ansiedad y les demuestra a los clientes que aún los están atendiendo.

Por otro lado, un barman no debería preguntar cómo está el día de los clientes, sino debe preguntarles si quieren otro trago. Si se les pregunta cómo están, lo más probable es que respondan con un “bien”.  En ese caso, los bartender sin mucha experiencia pensarán que ya no querrán nada más. Por otro lado, los más experimentados saben que llamar al cliente por su nombre y preguntarles si desean otro trago más producen resultados muy diferentes.

Un buen barman no apura a sus clientes

En los restaurantes, los meseros aprenden a apurar de manera sutil a los comensales. Como tener una mesa libre es vital cuando llega mucha gente al restaurante, los camareros se entrenan para decir preguntas como: “¿está todo bien?” o “¿hay algo más en lo que les pueda ayudar?”. Estas son maneras disimuladas de decir: “si no quieren nada más, les traeré la cuenta para que puedan irse.” Sin embargo, los grandes bármanes no hacen nada de esto.

Los bartender nunca deben hacer lo mismo que los meseros de restaurante. Como la gente en los bares sigue a las multitudes, mantener a las personas en su sitio es algo muy bueno. Los clientes vienen por unos tragos, pero se quedan por toda la comunidad alrededor durante horas. Los buenos bármanes también se dan cuenta que un gran bar es un “tercer lugar sagrado”: no es la casa ni la oficina de trabajo, es un lugar para divertirse y relajarse. Cuando un cliente siente que lo invitan a salir del bar, está pierde ese sentimiento de estar en un santuario. Además, aunque muchos de los clientes más importantes del bar no son los que gastan más, estos son muy buenos puntos de conexión entre personas.

Tres lecciones de marketing para ser un mejor bartender

En resumen, todo se trata de crear y hacer crecer una especie de lealtad hacia el bar que hará que las personas vuelvan, ya sea durante un mes, un año o toda la vida.

Gediscovery ofrece cursos de bartender a través de la carrera de Bar Profesional. Si deseas conocer más sobre esta carrera, escríbenos al formulario de contacto.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *